Lecturas navideñas

¡Feliz Navidad!

Supongo que todos tenemos nuestras tradiciones navideñas: ir a Misa del Gallo, servir determinado menú, cantar los villancicos favoritos, ver la misma película todos los años… Otros pasamos la tarde, tras la pantagruélica comida (Nota: ¿Por qué celebramos estas fiestas comiendo como si el mundo fuera a acabar? Es algo que se me escapa) durmiendo tranquilamente la siesta o, como es mi caso, leyendo.

El otro día escribí para el blog de LD Libros una entrada comentando algunas de las novedades editoriales que tienen como tema la Navidad. Pero aquí, entre nosotros, os confesaré que yo, todos los años, desde que tenía 7 u 8, leo siempre en la tarde de Navidad un relato de Sherlock Holmes: El carbunclo azul.

Esta aventura, publicada originalmente, como la mayoría de relatos sobre el gran detective, en el Strand Magazine, fue incluida posteriormente en el libro Las aventuras de Sherlock Holmes (1892). Sé que no soy nada original, porque miles de holmesianos en todo el mundo tenemos la misma costumbre: leer la “aventura navideña” de Sherlock el día de Navidad o en los inmediatamente posteriores.

Esta aventura, la única de la que se menciona explicitamente que se desarrolle en época navideña, es una de mis favoritas. No ocurren en ella crímenes espeluznantes, pero en ella Sherlock Holmes muestra su personalidad más genuina, aquélla que, lejos de los estereotipos, más apreciamos los seguidores del gran detective. Así, en este breve relato Holmes muestra sus impresionantes poderes de deducción, su energía y su capacidad de acción, como de costumbre, pero también  su sentido socarrón del humor, su afición a la buena mesa, su cordialidad y respeto hacia los más humildes y su gran humanidad. Sí, Sherlock Holmes, el gran detective, el terror de los criminales, también se ve atrapado por el espíritu navideño en esta divertida y amenísima aventura. “Al fin y al cabo, ésta es la época del perdón”, concluye nuestro héroe.

No os desvelo más; recomiendo vivamente la lectura de este simpático y navideño relato, pero, sobre todo, os deseo una muy feliz Navidad y, aunque espero dejar alguna entrada más antes de que concluya el año, un dichoso y próspero Año Nuevo.

No seas tímido, comenta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s